Trasvase Tajo-Segura

Guerra del agua: Miles de agricultores se manifiestan en Madrid a favor del trasvase Tajo-Segura

Los agricultores procedentes de la Comunidad Valenciana, de Murcia y de la provincia de Almería protestan por el nuevo Plan Hidrológico del Tajo que propone aumentar paulatinamente el caudal de este río. Los regantes temen que el impacto en sus cultivos será demoledor.

Publicidad

Es el último capítulo de la guerra del agua. Miles de agricultores llegados del Levante español se manifiestan hoy en Madrid frente al Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico. "Sin agua, desierto y paro" es uno de los lemas esgrimidos por los trabajadores del campo. Exigen que se modifique el Plan Hidrológico del Tajo que contempla aumentar el caudal de este río. Esta decisión recortaría de forma drástica el agua destinada al trasvase Tajo Segura y por tanto afectaría a los regadíos de la zona.

"La huerta de Europa" sin agua

Murcia, Valencia y Almería son los tres destinos del agua procedente del Tajo. Las tres provincias constituyen lo que se denomina "la huerta de Europa". Más del 70% de las hortalizas y el 25% de las frutas que exporta nuestro país proceden de esta zona. Los cultivos emplean a unos 100.000 agricultores.

Ahora temen que el recorte del flujo acabe con 27.000 hectáreas de cultivos. Lucas Jiménez presidente de los Regantes del Trasvase asegura que están en riesgo 15.000 puestos de trabajo y pide que les dejen seguir practicando "la agricultura más respetuosa con el medio ambiente de Europa". Afirma que el trasvase "es un pilar fundamental para el regadío del Levante " y exige a la ministra Ribera que no incremente el caudal del Tajo más de lo que el río necesite.

Un Plan Hidrológico afectado por del cambio climático

El Ministerio de Transición Ecológica es el encargado de elaborar el nuevo Plan Hidrológico. La ministra Teresa Ribera asegura que responde, por primera vez, a las exigencias del cambio climático. Este año los efectos de la sequía han provocado que en muchas zonas de España se hayan tenido que abandonar determinados cultivos y las condiciones climáticas no parece que a corto plazo vayan a cambiar.

Publicidad