El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha rechazado este miércoles la propuesta de regulación de los vehículos de transporte con conductor (VTC) que le han presentado las cinco asociaciones del sector del taxi de Madrid, ya que cree que es "aún más radical que las anteriores".

En una rueda de prensa en la sede del Ejecutivo regional, Garrido ha denunciado la "dejación" de funciones de la Delegación del Gobierno por haber "permitido las toma de las calles de Madrid por sectores radicalizados" y ha calificado al titular de Fomento, José Luis Ábalos, de ser "el ministro más indolente e irresponsable de la historia".

En la propuesta de los taxistas, el gremio recoge estos puntos clave:

  • Demandar que los VTC tengan que contratar sus servicios con una antelación "mínima de 60 minutos" y además se habilite a los ayuntamientos para incluso aumentar este intervalo de tiempo.
  • Recoger por ley que no puedan circular por la vía cuando terminan el servicio, de forma que estén obligados a regresar a una base.
  • Solicitan que los coches de empresas los VTC solo realicen recorridos de, al menos cinco kilómetros de longitud, distancia que, no obstante, se podrá ampliar en normativas municipales en función de las características de población, tamaño y necesidad de servicio.
  • Reivindican que los coches de Uber o Cabify tengan que obtener una segunda licencia de carácter urbano, que conceda el Ayuntamiento, para circular por la capital, y que además de dispongan de los correspondientes distintivos medioambientales.