BBVA

BBVA premia los mejores productores sostenibles de nuestro país

Dos empresas dedicadas a la explotación de olivos en España han sido premiados por sus recursos en una explotación agrícola.

Publicidad

Ante la falta de aceite en nuestro país, hay quienes se están encargando de aprovechar al máximo los recursos.

Desde 1872, la familia García de la Cruz se dedica a producir aceite virgen extra de sus olivares, en los montes de Toledo, de una manera totalmente ecológica. El uso del abono hizo surgir "la idea de compostar el residuo de la almazara y convertirlo en una materia prima para el campo", explica su propietario.

Precisamente, en el campo ahorran más de un 20% de agua utilizando sondas de humedad. Además, todo el sistema de riego funciona con energía solar. Pero nos cuenta más: "Producimos el abono orgánico, el hueso nos sirve para calentar nuestras instalaciones. En este momento tenemos el 25% del PET, proviene de material reciclado. El proyecto es llegar al 100%".

En Córdoba, está María Rosas. Cuenta con cinco hectáreas de olivar que le sirven para cultivar setas. "Hacemos un cultivo circular en el que las hojas se transforman en el sustrato, ahí crecen los hongos y una vez que el sustrato ya se ha agotado, lo devolvemos al campo para nutrir los árboles", explica.

Para darles más visibilidad, BBVA les ha premiado como uno de los mejores productores sostenibles de nuestro país.

Otros premios de la fundación

A principios de verano, BBVA seleccionaba a los galardonados de la octava edición de las Becas Leonardo. Destinadas a premiar los proyectos más ambiciosos de distintos ámbitos académicos que benefician a toda la sociedad, tan solo 1.200 personas son los afortunados al ser seleccionados.

Entre ellos está Eduardo, quien desarrolla un dispositivo que puede detectar enfermedades a través del aliento. "Queremos que estos sensores sean capaces de detectar cualquier tipo de virus y bacteria y aplicarse al diagnóstico de enfermedades infecciosas en un solo test", explicaba.

Publicidad