Euribor

El Euribor, a punto de volver a positivo, amenaza con encarecer las hipotecas

La subida generalizada de precios también se traslada al índice del que dependen la mayoría de hipotecas firmadas por los españoles. En lo que va de año, el Euribor ha remontado casi medio punto.

Firma de hipotecas

Efe Firma de hipotecas

Publicidad

El Euribor cerró el mes de marzo en su cifra más alta de los últimos 6 años: un -0,073%. Aún sigue en cifras negativas pero ya está a punto de superar la barrera que separa el negativo del positivo.

Al ritmo de recuperación que lleva (el 31 de marzo subió en un solo día casi un 30%) en las próximas semanas -o meses- pasará del rojo al verde e incrementará de forma sustancial la cuota que deben pagar aquellos que tengan una hipoteca variable.

Ahora mismo, para una hipoteca media (150.000 euros a 25 años con un coste de Euribor +1%) que se someta a su revisión anual, la subida supondría pagar de cuota 16 euros más cada mes, un incremento que se acerca a los 200 euros si sumamos la subida a lo largo de todo un año.

La anomalía de los tipos negativos

En febrero de 2016 el Euribor cayó en tipos negativos por primera vez en su historia. El Banco Central Europeo estaba a punto de bajar el precio del dinero al 0% para impulsar el crecimiento económico de la eurozona. Desde entonces el Euribor ha ido retrocediendo cada vez más hasta alcanzar su mínimo (-0,50%) en diciembre de 2021.

Esto ha beneficiado durante estos 6 años a la mayoría de hipotecados españoles, que tienen referenciado el crédito de su vivienda al Euribor, mientras que ha perjudicado a la banca, que ha visto reducidos sus beneficios al obtener un menor rédito con las hipotecas que concede.

Un tipo de interés negativo no deja de ser una anomalía económica ya que supone "pagar por prestar dinero" o "cobrar por recibir dinero". Durante estos años, algunos clientes han llegado a no pagar intereses por la hipoteca ya que el Euribor era inferior al diferencial que tenían contratado (y la ley hipotecaria de 2019 especifica que estas operaciones no podrán tener un interés negativo).

Una anomalía a la que la crisis provocada por el conflicto en Ucrania está a punto de poner fin.

Hipotecas a interés variable y fijo

De forma inmediata se verán afectadas todas aquellas hipotecas variables que tengan que someterse a revisión (anual o semestral) pero también comenzará a incrementar el coste de las hipotecas nuevas que se contraten a partir de ahora a interés fijo si la banca revisa su política de créditos. Las que estuvieran ya firmadas previamente a un interés fijo no se verán modificadas por esta subida.

Las hipotecas a interés fijo, que antes de la crisis del Euribor apenas suponían el 10% de todo el crédito hipotecario en España, han ido creciendo en número hasta hoy, que ya superan el 70%, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Publicidad