Publicidad

Tasa Google

Estados Unidos impone nuevos impuestos a España por la 'tasa Google', pero suspende aplicarlos hasta 180 días

Entre los productos que se van a ver afectados destacan los artículos de marroquinería, como cinturones y bolsos, calzado, cristalería de interior, gambas, camarones, langostinos o pulpo congelado.

Estados Unidos ha decidido imponer un arancel adicional de 25% a una serie de productos españoles debido a que considera discriminatoria la tasa sobre servicios digitales (conocida como Tasa Google) aprobada por España y que perjudica a los intereses comerciales del país.

Esta medida no se va a aplicar hasta dentro de 180 días, para así poder dar tiempo a las negociaciones sobre la fiscalidad internacional en el seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Junto a España, la administración del presidente Biden va a imponer aranceles adicionales a Austria, India, Italia, Turquía y Reino Unido por este mismo motivo.

"Un impuesto discriminatorio"

La Oficina de la Representante Comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, ha asegurado en el caso español que "el impuesto a los servicios digitales de España no es razonable, es discriminatorio y grava o restringe el comercio del país".

La suspensión de la aplicación de hasta 180 días de la tasa Google se realiza con el objetivo de "brindar tiempo adicional para completar las negociaciones multilaterales en curso sobre tributación internacional en la OCDE y en el G20".

Además, la funcionaria estadounidense ha subrayado que Estados Unidos mantiene su compromiso de alcanzar un consenso en cuestiones tributarias internaciones mediante procesos de la OCDE y el G20.

"Las decisiones de hoy brindan tiempo para que esas negociaciones continúen avanzando mientras se mantiene la opción de imponer aranceles si se justifica en el futuro", ha añadido.

Los productos españoles afectados

Entre los productos que se van a ver afectados a partir del 29 de noviembre, fecha en la que acaban los 180 días de aplazamiento, destacan los artículos de marroquinería, como cinturones y bolsos, calzado, cristalería de interior, gambas, camarones, langostinos o pulpo congelado, entre muchos otros.

La misma Oficina de la Representante Comercial de Estados Unidos ha estimado que estos productos alcanzaron un valor comercial de 324 millones de dólares (265 millones de euros) en 2019 y que el impuesto puede alcanzar un valor 155 millones dólares anuales (127 millones de euros).

Publicidad