El número de millonarios en España alcanzó los 224.300 en 2018, prácticamente la misma cifra que el año anterior (224.200), según un informe de Capgemini que sitúa a España en el séptimo puesto de Europa por número de millonarios y en el decimocuarto a nivel mundial.

En concreto, en la clasificación europea, España se sitúa por detrás de Alemania, Francia, Reino Unido, Suiza, Italia y Países Bajos y por delante de Noruega y Suecia. En el ránking mundial, España mantiene la decimocuarta posición, situándose por detrás de la India (256.000 millonarios) y Corea (235.000) y por delante de Rusia (200.000) y Arabia Saudí (191.000).

El 'Informe Mundial de la Riqueza' publicado hoy por Capgemini revela que, tras siete años de crecimientos consecutivos, el patrimonio de las grandes fortunas disminuyó un 3% en 2018 a nivel mundial, el equivalente a dos billones de dólares, como consecuencia de la caída de los mercados de renta variable y la ralentización de las economías regionales.

De este modo, el número de millonarios en todo el mundo bajó en 2018 un 0,3%, siendo la región de Asia-Pacífico la que experimentó el mayor descenso tras reducir su número de millonarios un 2%. China es la responsable de más de la mitad (53%) de la pérdida de riqueza de esta región y de más del 25% en todo el mundo. El patrimonio de las grandes fortunas también disminuyó en casi todas las demás regiones: en Latinoamérica cayó un 4%; en Europa un 3% y en América del Norte, un 1%. Por el contrario, en Oriente Medio la riqueza de las grandes fortunas creció un 4% y su población millonaria aumentó un 6%, gracias a su sólido crecimiento del PIB y a la evolución de los mercados financieros, según el informe.

Estados Unidos y Japón, los más ricos

Los mercados con más volumen de millonarios fueron Estados Unidos, Japón, Alemania y China, que representan conjuntamente el 61% del total de la población mundial de grandes fortunas.

Según el informe, los 'ultramillonarios' (fortunas superiores a los 30 millones de dólares) registraron la mayor pérdida económica en 2018, con una disminución de su riqueza cercana al 6%, que supuso el 75% de la reducción total de la riqueza a escala mundial. La población de 'ultrarricos' descendió el año pasado un 4%.

Por su parte, los millonarios de nivel medio (fortunas de entre 5 y 30 millones de dólares) representaron el 20% de la pérdida total global de riqueza, mientras que el segmento inferior de millonarios (entre 1 y 5 millones de dólares y que suponen casi el 90% de la población millonaria) es el que se vio menos afectado, ya que su riqueza bajó menos del 0,5%. De este modo, la mayor parte de la reducción tanto del número de millonarios como de la riqueza se registró en los segmentos más altos, es decir, los 'ultramillonarios' y los millonarios de nivel medio.

El efecto sustituye a la renta variable como inversión

El informe pone de manifiesto que el efectivo ha sustituido a la renta variable como el activo de inversión más utilizado en el primer trimestre de este año, representando el 28% del patrimonio financiero de las grandes fortunas, mientras que las acciones han pasado a una segunda posición, con cerca del 26%, cinco puntos menos que el año anterior.

Capgemini destaca además que la volatilidad en los mercados bursátiles dio lugar a un ligero incremento de las inversiones alternativas, que llegaron al 13%, cuatro puntos más que un año antes.

Pese a la disminución de la riqueza, el nivel de satisfacción y confianza en las firmas de gestión de patrimonios se incrementó tres puntos, hasta el 81,8%. Sin embargo, el informe pone el acento en la necesidad de mejor la inversión en tecnologías de próxima generación para mejorar la experiencia de los clientes.