54.997167

Publicidad

Recesión

España entra en recesión aunque modera la caída al 17´8% el PIB en el segundo trimestre del año

La economía española ha entrado en recesión técnica en el segundo trimestre del año. El Producto Interior Bruto se ha desplomado un 17,8% entre abril y junio. Es la mayor caída trimestral en la serie histórica recogida por el Instituto Nacional de Estadística aunque el dato es algo inferior al esperado.

El Instituto Nacional de Estadística confirma lo que ya era inevitable: la economía española está en recesión. Ha entrado en recesión técnica en el segundo trimestre del año con un desplome histórico del PIB. La riqueza de nuestro país ha caído un 17,8% entre abril y junio, se trata de la mayor caída trimestral de la Historia.

Caída histórica de la economía por el coronavirus

El coronavirus sigue hiriendo a las economías de todo el planeta. España sufre con fuerza el golpe y el Instituto Nacional de Estadística refleja que el PIB se ha desplomado un 17,8% en el segundo trimestre de 2020 en relación al trimestre anterior. La diferencia es de casi 13 puntos menos que en el primer trimestre. Sin embargo el Instituto Nacional de Estadística ha moderado siete décimas, el hundimiento del PIB que adelantó el pasado 31 de julio.

Esta caída, la mayor desde que comenzó la serie del INE en 1970, se intensificó respecto a la contracción del 5,2 % del primer trimestre del año e implica, técnicamente, la recesión de la economía española al encadenar dos trimestres consecutivos de descensos.

El INE ha explicado que cuando calculó el dato hace casi dos meses, la mayoría de los indicadores sobre la evolución económica ofrecían resultados hasta mayo, por lo que el resto de la información la obtuvo de fuentes adicionales a las habitualmente empleadas y estimaciones de indicadores basados en datos administrativos, como recomienda Eurostat.

Sólo el sector de la Agricultura se mantiene en positivo

El único sector económico que logra mantenerse en positivo en el segundo trimestre es la agricultura con un crecimiento del 3,6 % trimestral. No ocurre lo mismo con la industria que se hundió un 19,1 %; los servicios, un 18,3 %; y la construcción, un 21,9 %. El desplome entre abril y junio es consecuencia del comportamiento negativo de la demanda nacional con la brutal caída del consumo y la inversión de 16 puntos y también de las exportaciones e importaciones de 1,7 puntos. La radiografía del estado de alarma en el segundo trimestre el año, refleja caídas generalizadas de la actividad: el consumo de los hogares se desplomó el 20,4 %; la inversión, un 21,5 %; la inversión en vivienda y construcción, un 22,6 %; y la inversión en bienes de equipo, un 28,6 %.

En un contexto de paralización de la actividad y cierre de fronteras, también se desplomaron las exportaciones (33,4 %) y las importaciones (29,5 %).

Publicidad