España es el país de la Unión Europea que más costes afronta a la hora de pagar la electricidad y el gas, un gasto necesario que deben realizar mensualmente. Además, según los datos publicados por Eurostat, el coste al que tienen que enfrentarse los españoles cada vez es más acusado.

Nuestro país finalizó el año pasado con el precio kilovatio-hora en 0,1947 euros de media sin tener en cuenta los impuestos (aquí se tiene en cuenta el coste que se llevan las empresas eléctricas que participan en el sistema). En el segundo semestre de 2018, el precio sobrepasó la barrera de los 0,19 euros por primera vez. Los más afectados son las personas que menos cantidad de electricidad consumen, ya que en España se paga un alto porcentaje de gastos fijos que no dependen de la cantidad de luz gastada.

Esto hace que sean las familias españoles las que más dinero gasten para pagar la electricidad en la Unión Europea. Según los datos facilitados por Eurostat, el precio kilovatio-hora español es el más elevado en la institución comunitaria.

Algo similar ocurre con el gas natural. Aunque el precio no se encuentre en máximos históricos, pues depende de la fluctuación de los hidrocarburos en el mercado internacional, si está al mayor nivel desde 2015. Esto sitúa a las familias españolas en una situación más desfavorecida respecto a otros países.

España paga casi el doble que otros grandes países de la UE

La diferencia de precio que tiene que afrontar los españoles es muy distante con respecto a otros grandes países. Si tenemos en cuenta lo que paga de media una familia española -0,215 euros por kilovatio-hora- y la comparamos con otros países como Alemania, que paga 0,128 eruos; Francia, 0,106 euros; Italia, 0,143 euros; Portugal, 0,126 euros; y en Reino Unido, el coste es de 0,127 euros el Kw/h. Conclusión, los españoles pagan casi el doble que los principales países.

Te puede interesar:

La factura de la luz subirá un 4%

Portugal baja el IVA de la luz al 6% mientras que en España se sitúa en el 21%