El despilfarro de las arcas públicas desde 1995 hasta 2016 superó los 80.000 millones de euros, así lo evidencia un exhaustivo estudio que recoge la radiografía de esas inversiones ruinosas.

Con el dinero público que se despilfarra al año se podrían construir 12 Wanda Metropolitano. Este informe coordinado por Joan Romero pone cifras sobre lo que él califica como "problema estructural", es decir, no se identifica con ningún partido político.

En esta radiografía las comunidades que más despilfarran son Cataluña, Madrid y la Comunidad de Valencia. La que menos, Extremadura. Aunque ninguna se libra.

Donde más se despilfarra es en las ciudades temáticas y en las obras de alta velocidad. Según el estudio, este despilfarro rebaja la calidad de nuestra democracia.