La emancipación de los jóvenes es actualmente más difícil que en generaciones anteriores debido a la "inestabilidad laboral" y los bajos salarios, que han mostrado una tendencia inversa al precio de la vivienda. Otro factor que ha propiciado la situación actual con respecto a la emancipación de los jóvenes ha sido la "transformación de la mentalidad y estilo de vida".

Todo ello, ha llevado a un auge del alquiler en detrimento de la compra. El 50% de los jóvenes opta por el alquiler, frente al 30% que pide una hipoteca. Además, se ha producido un cambio en el motivo de la emancipación. Los 'baby boomers' lo hacían al casarse, mientras que actualmente, el principal motivo es el trabajo, seguido por el anhelo de libertad.

Asimismo, casi el 70% de los jóvenes vaticina una nueva crisis inmobiliaria en los próximos años.