Fraude

Desarticulan un 'chiringuito financiero' que utilizaba a famosos como gancho de inversión para atraer a sus víctimas

La Policía Nacional y los Mossos d’Esquadra han desmantelado un 'chiringuito financiero' que estafó a 300 ciudadanos en España con más de 8 millones de euros en criptomonedas y diamantes.

Miembros de la Policía Nacional

EFE Miembros de la Policía Nacional

Publicidad

Un 'chiringuito financiero' ha sido desmantelado por la Policía Nacional junto con los Mossos d'Esquadra por presuntas estafas de más de 8 millones de euros con inversiones en criptomonedas y diamantes, usando el nombre de famosos sin su consentimiento para atraer al mayor número de víctimas posible. Se han visto afectados 300 ciudadanos en España, y se estima que el fraude supera los 30 millones en el resto de países de la Unión Europea.

Según informa la Dirección General de la Policía, los agentes han detenido a dos personas en España, cinco en Bulgaria y uno en Israel, acusados de blanqueo de capitales por todo el continente europeo. Todos formaban parte de una organización criminal internacional que se hacía pasar por una empresa de servicios de inversión en criptomonedas y diamantes.

La investigación del fraude

Las investigaciones policiales comenzaron tras la llegada de denuncias a través de EUROPOL en distintos países de la Unión Europea. Solo en España se han registrado más de 300 denuncias.

Tras la denuncia, los agentes de la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra llevaron a cabo una investigación, de la mano de EUROJUST y EUROPOL en la que han desarticulado una parada financiera, también conocida como 'boiler room', que trataba de engañar a los ciudadanos utilizando nombres de celebridades para captar a sus víctimas.

Entre ellos se encontraban reconocidos empresarios, presentadores de televisión y deportistas. Cuando ya tenían a sus víctimas capturadas, creaban un programa informático a través del cual introducían virus o cometían otros delitos informáticos mediante la instalación del sistema.

Así, los agentes pudieron determinar la existencia de una organización criminal que, entre 2018 y 2019, se había dedicado a estafar a sus víctimas a través de la simulación de operar como una empresa de inversión. Según la Policía, el sistema les hacía creer que estaban realizando una inversión de alta rentabilidad, cuando en realidad no se estaba invirtiendo nada.

Las víctimas eran tanto de origen nacional como de otros países de la Unión Europea. La operación ha finalizado con la detención de ocho personas de origen español, que realizaban funciones de "mulas de dinero", búlgaro e israelí.

Además, se han detectado 17 plataformas de inversión muy similares entre sí que se encuentran bajo el anonimato, algunas muy conocidas en Alemania y controladas desde oficinas internacionales, concretamente en Bulgaria y Macedonia del Norte.

Publicidad