17.002500

Publicidad

Coronavirus

El déficit del Estado se dispara al 4´36% hasta junio por el impacto del coronavirus

En menos de un trimestre el déficit del Estado se ha disparado en España por el mayor gasto durante la pandemia del coronavirus.

El déficit público se ha disparado hasta mayo a causa de la caída de la recaudación y del aumento del gasto para luchar contra el coronavirus. Se ha situado -sin las corporaciones locales- en el 4,2% del PIB, lo que supone 46.954 millones de euros, casi el triple que un año antes, casi el doble que un mes antes y muy por encima del 2,8 % del PIB de 2019. El déficit del Estado acumulado hasta junio crece hasta el 4´36% del PIB.

Las cifras reflejan el coste de las medidas adoptadas por el Gobierno durante la pandemia y el parón de la actividad y por consiguiente de la recaudación en impuestos como el de sociedades o el IRPF.

El Gobierno calcula que llegará al 10%

En sus cálculos el Gobierno contempla que en los próximos meses el déficit público siga creciendo hasta situarse cerca del 10,34 % del PIB. Además según los datos facilitados este jueves por el Ministerio de Hacienda el déficit del Estado acumulado hasta junio es de 48.767 millones equivalentes al 4,38 % del Producto Interior Bruto.

El déficit estatal es consecuencia de una caída anual de los ingresos del 14,4 %, hasta 81.018 millones, y de un aumento del gasto de un 23,7 %, hasta 129.785 millones.

Retroceden los ingresos por todos los impuestos, el de Sociedades, el IRPF y el IVA debido al menor consumo por la caída de la actividad.

Comunidades Autónomas y gasto

En el capítulo de gasto el aumento más destacado es el de las transferencias a las comunidades autónomas. Las comunidades autónomas registraron un déficit de apenas 929 millones hasta mayo, lo que supone el 0,08 % del PIB, frente al déficit del 0,36% del PIB registrado hace un año. Lo lograron con la ayuda de las arcas del Estado y gracias a los recursos movilizados para que afrontaran la emergencia del coronavirus.

Las cifras siguen confirmando previsiones de organismos como el Banco de España o el Fondo Monetario Internacional.

Publicidad