La crisis desatada en Boeing tras el accidente en Etiopía está provocando pérdidas millonarias a las compañías que compraron estos modelos. El espacio aéreo permanece cerrado para estos aviones en casi todo el planeta, algo que afecta no solo a las aerolíneas, sino también a la compañía, que se enfrenta a una crisis sin precedentes.

Boeing podría perder cientos de pedidos y se enfrenta, además, a indemnizaciones millonarias tras dos aviones siniestrados y cerca de 400 fallecidos.

Este miércoles Estados Unidos y Canadá se sumaban a la lista de países que habían decidido inmovilizar los modelos 737 MAX 8 y 9 del fabricante aeronáutico Boeing, una de las empresas estadounidenses más reputadas y punteras del sector. "El 737 MAX es el avión más vendido en la historia de Boeing, con casi 4.700 pedidos de más de 100 clientes en todo el mundo", apunta Boeing en su página web de presentación del ahora polémico modelo.

Este total de ventas incluye, sin embargo, los modelos 7 y 10 de la línea 737 MAX, que no se han visto afectados por la suspensión de vuelos decretadas en Europa, Estados Unidos, Canadá y una veintena de países más a raíz del accidente del vuelo de Ethiopian Airlines en el que el pasado domingo murieron 157 personas.

En Estados Unidos son varias las aerolíneas que cuentan con aviones Boeing 737 MAX en sus flotas: American Airlines, United Airlines y Southwest Airlines, entre ellas.

La compañía estadounidense de alquiler prolongado de aeronaves Aviation Capital Group también adquirió su primer 737 MAX a inicios de 2018. WestJet, Sunwing Airlines y Air Canada son las aerolíneas canadienses que también cuentan con aviones de ese tipo. En el continente americano, la mexicana Aeromexico, la panameña Copa Airways, la brasileña GOL Airlines y Aerolíneas Argentinas son las otras que han comprado el modelo "más popular de todos los tiempos", según Boeing.

"El 737 MAX está diseñado para brindar a los pasajeros una experiencia de vuelo cómoda y rutas más directas a sus destinos favoritos", relata la compañía con sede en Chicago.

El accidente mortal en Etiopía ha desatado la polémica en el país sobre su maniobrabilidad después de que se conocieran al menos dos quejas de pilotos, mientras que asociaciones de pilotos insisten en la capacitación de sus miembros para manejarlos.

El accidente en Etiopía fue el segundo en pocos meses de un 737 MAX, después de que en octubre fallecieran 189 personas en Indonesia al estrellarse otro avión de este modelo en el mar de Java. Las investigaciones de ese suceso apuntaron que entre los varios factores que provocaron la caída del aparato se encontraba un sistema automático, denominado MCAS, que bajo determinadas circunstancias inclina hacia abajo el morro del avión.

También te podría interesar

Así funciona el nuevo software incorporado en los Boeing que puede ser la causa de los accidentes

Boeing recomienda suspender toda su flota MAX por "precaución" tras el accidente en Etiopía

Así es el Boeing 737, el avión que ha desatado el temor en el espacio aéreo