Entra en vigor la nueva legislación para que los vehículos que no emiten sonidos no supongan un problema para la seguridad vial. Es una nueva medida de la Unión Europea que obliga a los vehículos a seguir unos requisitos mínimos de emisión de sonido para que sean más fácilmente percibidos. Desde ayer es necesario actualizar los requisitos del Sistema de Alerta de Vehículos Acústicos de todos los vehículos de transporte por carretera silenciosos en Europa, como son los eléctricos híbridos y eléctricos puros.

El ruido que se añada al sistema lo podrán decidir los diferentes fabricantes, pero la legislación de la UE especifica que el sonido deberá ser similar a un motor de combustión tradicional y deberá estar entre los 56 y los 75 decibelios. Deben emitir el sonido cuando vayan a menos de 20 kilómetros por hora y cuando circulen marcha atrás. La desactivación manual del ruido queda prohibida.

La medida afecta a los vehículos de nueva homologación a partir del 1 de julio y a todos los modelos que se comercialicen a partir de julio de 2021. Las categorías afectadas son la N y M, es decir, los vehículos de motor para el transporte de personas y su equipaje, y los que sirven para el transporte de mercancías.