El nuevo Reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT), promovido por el Ministerio de Fomento, establece que todos los profesionales y aspirantes a obtener el título de transportista deben poseer el certificado de competencia profesional que permita ejercer la profesión.

El reglamento, lanzado el pasado mes de febrero, exige que cualquier persona que quiera embarcar su vida profesional al sector de transporte, tendrá que comprobar antes su currículum académico.

Este requisito restringe la entrada al sector a decenas de miles de trabajadores cuyo expediente académico pertenece a un nivel bajo.

 

La implantación de este reglamento coincide, además, en un momento delicado para el sector, en el que las grandes patronales alertan del déficit de mano de obra que actualmente abunda en el sector. Se estima una falta de 15.000 conductores.

La Asociación de Transportistas Agrupados (Astac), que representa a más de 20.000 trabajadores autónomos, alega que el Ministerio de Fomento ha impuesto una barrera de entrada al sector que atenta contra el principio de igualdad, y por ello ha decidido recurrir la norma ante el Tribunal Económico-Administrativo con el objetivo de que suprimir esta medida.