Hipoteca

Calcule la cuota de su hipoteca variable antes de que suba

La imparable subida del Euribor en los últimos meses va a hacer que todas las hipotecas a tipo variable sufran inevitablemente una importante subida cuando llegue el momento de la revisión. Lo único que puede hacer el consumidor es echar cuentas antes de que llegue ese momento. Les contamos cómo.

Hipoteca de una vivienda

Hipoteca de una vivienda Pixabay

Publicidad

Del rojo al verde, del negativo al positivo. El tipo de interés al que están referenciadas la mayor parte de las hipotecas variables en España se ha dado la vuelta como un calcetín en muy poco tiempo y va a poner en más aprietos aún las economías de muchas familias.

Hace un año el Euribor rondaba el -0.5%, hoy se mueve en el entorno del +1%. Un punto y medio de diferencia que, aplicado a la cuota hipotecaria que pagamos cada mes, se traduce en subidas considerables. Un ejemplo: Si hace un año hubiéramos pedido un crédito hipotecario por 200.000 euros a devolver en 25 años pagaríamos 710 euros al mes. Esa misma hipoteca solicitada hoy se traduciría en una cuota mensual de casi 850 euros con el nuevo tipo de interés.

Por eso es importante saber en qué momento nuestro banco nos hará la revisión de la hipoteca. En el contrato que firmamos en su día tiene que figurar si esta actualización se hace anualmente o semestralmente. Sea como sea, anticiparse y hacer los cálculos previamente nos puede ayudar a evitar que el impacto sea mayor.

El Banco de España ofrece una herramienta hacer el cálculo de a cuánto ascenderá la nueva cuota. Basta con saber cuánto capital nos queda aún por devolver, el tiempo que nos resta para terminar de pagarlo, el interés que nos aplica ahora nuestro banco y el interés que comenzará a aplicarse cuando se renueve el crédito.

Hemos hecho el cálculo con un ejemplo real. Una persona que aún debe 145.000 euros al banco, que terminará de pagar la hipoteca dentro de 18 años y que tiene firmado un tipo de interés del Euribor +0,99% (es decir, un uno por ciento más que el Euribor). Dentro de 6 meses se actualizará su importe mensual y el tipo de interés real pasará del 0,75% actual al 2% aproximadamente (si es que el Euribor se mantiene en los límites actuales). Introduciendo todos esos datos en la calculadora del Banco de España, nos sale que nuestro ciudadano anónimo pasará de pagar 720 euros mensuales a casi 800 cuando le toque renovar. Una subida de 80 euros al mes que, traducido a cifras anuales, supone una subida de casi mil euros.

En este cálculo es importante también saber exactamente qué Euribor es el que se utilizará como referencia para hacer esa revisión. Aunque nos toque actualizar el tipo de interés en octubre, es posible que el Euribor utilizado sea el dato definitivo de septiembre o el de agosto. Esa información -que tiene que figurar en las escrituras- es importante conocerla para echar bien las cuentas, ya que varias décimas de diferencia pueden suponer pagar 10 o 20 euros más o menos cada mes.

¿Podemos hacer algo para evitarlo? Realmente no podemos evitar que se nos traslade la subida del Euribor a nuestra cuota hipotecaria (porque así lo tenemos firmado en el contrato con el banco), pero sí podemos hacer que esa subida sea menos perjudicial para nuestros bolsillos. Si disponemos de algunos ahorros podemos plantearnos la posibilidad de amortizar parte del dinero que aún tenemos que devolver por la hipoteca antes de que se produzca la subida. Eso haría bajar el capital pendiente de pago y por tanto también la cuota que tenemos que abonar al banco cada mes. En algunos casos además, amortizar capital de la hipoteca permite desgravarse más en la Declaración de la Renta el próximo año.

Una solución que, sin embargo, no está al alcance de la mayoría de los ciudadanos. El Banco de España estima que ya hay un millón de hipotecas con dificultades para afrontar el pago de la cuota mensual. Este mes de junio previsiblemente el Euribor cerrará en el entorno del 0,85%, pero la previsión es que siga subiendo los próximos meses hasta estancarse por debajo del 2%. Aunque todo son estimaciones; con la actual situación de incertidumbre económica cada vez es más difícil hacer una previsión fiable.

Publicidad