Cabify vuelve a operar en Barcelona, lo anunció este miércoles y en menos de 24 horas ha vuelto a las calles. Lo hace con una flota de 300 vehículos y aplicando la restricción de pedir un vehículo con un mínimo de 15 minutos a la que obliga el decreto del Govern catalán en la primera reserva.

La compañía ha estado sin operar en Barcelona todo un mes cuando entró en vigor el decreto de la Generalitat que obliga a precontratar el servicio de un vehículo de alquiler con conductor (VTC) con una antelación mínima de 15 minutos.

Desde Cabify explican que una vez que el usuario acepte las nuevas condiciones de contratación y transcurra el periodo estipulado por la normativa, un mínimo de 15 minutos), el usuario de Cabify podrá requerir el servicio cada vez que lo que desee sin necesidad de esta espera previa.