Cabify volverá a Barcelona este jueves, 7 de marzo, tras tras adecuar su servicio de vehículo de alquiler con conductor (VTC) a las nuevas "restricciones" aprobadas por el Govern de Cataluña, que obliga a contratar uno de estos coches con una antelación mínima de quince minutos.

Desde la empresa afirman que pese a "no estar conforme" con las nuevas reglas de juego, decide volver a la Ciudad Condal para "rescatar" al sector y sus "miles de puestos de trabajo" y para ofrecer un "servicio de calidad a los usuarios".

Cabify vuelve a Barcelona a partir de este jueves | Cabify

Este nuevo modelo implica renunciar a la operativa general de Cabify de gestión del servicio como agencia de viajes, que no impone al usuario restricción alguna al tiempo de precontratación previo, y que se adapta mucho mejor tanto a la demanda y necesidades de los usuarios, como al derecho a la libertad de empresa reconocido por la Constitución española y el Derecho de la Unión Europea. Parece haber encontrado la fórmula de burlar las restricciones: el primer servicio debe ser contratado con la antelación fijada por la norma, pero los siguientes no, ya que ya es cliente de esa empresa.

Cabify explica que mediante este nuevo modelo, Cabify asume un cambio significativo en sus condiciones de operación, pasando a prestar el servicio de alquiler de vehículos de transporte con conductor (VTC).

Cabifý volverá con una flota de 300 vehículos, y justo algo más de un mes después de que el pasado 1 de febrero dejara de operar al entrar en servicio el Decreto con el que el Govern de la Generalitat reguló el sector, una norma que obliga a contratar con antelación estos servicios.

Te puede interesar: