'Cohousing'

¿Buscas piso nuevo? Así es el 'cohousing', la modalidad de vivienda que quiere promover el Gobierno

El Plan Estatal de Vivienda para los próximos cuatro años aprobado por el Gobierno pretende incrementar la oferta de alojamientos apostando por alternativas habitacionales como el 'cohousing'. En esta modalidad de vivienda los inquilinos no comparten piso, ni poseen una vivienda en propiedad.

¿Buscas piso nuevo? Así es el 'cohousing', la modalidad de vivienda que quiere promover el Gobierno

Pixabay ¿Buscas piso nuevo? Así es el 'cohousing', la modalidad de vivienda que quiere promover el Gobierno

Publicidad

El modelo de viviendas colaborativas hace tiempo que llegó a España. En los últimos se ha extendido con más de una decena de proyectos y alrededor de medio centenar estará funcionando en los próximos años. El Gobierno quiere promover este modelo de vivienda para favorecer una vida "en comunidad" y espacialmente "intergeneracional". Los inquilinos tienen su casa particular pero comparten espacios comunes con el resto de residentes.

La filosofía del 'cohousing' pretende hacer partícipes a sus residentes de un modo de vida participativo y sostenible. Fuentes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana recalcan que no se trata de compartir piso, sino de conformar un espacio en el que favorecer una gestión común y una convivencia intergeneracional. Está pensando para todas las edades y condiciones sociales.

La propiedad es de la cooperativa

A falta de conocer en profundidad el contenido del Plan de Vivienda del Gobierno, la intención es extender esta nueva fórmula habitacional frente a las soluciones habituales: compra o alquiler. Cada proyecto de 'cohousing' está fundando en las bases de una cooperativa. Sus inquilinos entran a formar parte de ella con una aportación inicial y el pago mensual de sus cuotas.

Al contrario de lo que ocurre en el caso de una hipoteca, no hay una obligación de pagar la residencia durante año, ni existe compromiso por el que vivir en su piso de por vida. Sus residentes pueden abandonar la vivienda cuando quieran y recuperarían la fianza de entrada. En cambio, quién lo desee puede vivir en la casa el resto de su vida, pero sabiendo que no es propietario la vivienda. La propiedad es de la cooperativa.

La alternativa a las residencias de mayores

Según Ecohousing, España cuenta con 13 'cohousing' en la actualidad y otros 65 están en desarrollo. Muchos de los proyectos presentes en nuestro país nacen como alternativa a las habituales residencias de mayores. Esto es el 'cohousing sénior', una modalidad más extendida en países como Reino Unido, Dinamarca o Suecia.

Para evitar el aislamiento al que se enfrentan muchos ancianos que acaban solos en sus pisos, el 'cohosing' ofrece una salida mejor a aquellos que no quieren vivir en una residencia de la tercera edad. Hay buenos ejemplos repartidos por toda la geografía: Santa Clara en Málaga, Trabensol en Madrid, Olivar Plaza en Sevilla o Ancoradoiro en Vigo. Esta última, aún trabajan en la creación de un edificio bioclimático y autogestionado.

"La idea es vivir una jubilación activa compartida con gente que tenga una forma de ver la vida similar", cuenta Lucía Calvo, presidenta de la Cooperativa Ancoradoiro y una de las socias fundadoras.

El Gobierno quiere ahora que esta fórmula no esté pensada únicamente para mayores sino que sirva de un modo de convivencia para personas de diferentes generaciones. También ayudaría, inciden fuentes del Gobierno, para dar solución a trabajadores temporales, como los temporeros agrícolas. Podrían vivir el tiempo en el que desarrollen su trabajo en comunidad, asegurándose una oferta habitacional digna y dotada de todos los requisitos imprescindibles durante el tiempo que estén fuera de casa.

Ayudas de más 50.000 euros

El Plan Estatal de Vivienda prevé ayudas para extender este tipo de viviendas de aquí a 2025. Las ayudas contribuirán a la creación de nuevas residencias, tanto públicas como privadas, que fomenten el 'cohousing'.

Las subvenciones no podrán superar el 50% de la inversión y serán proporcionales a la superficie útil construida, de un máximo de 420 euros por metro cuadrado. Así el Gobierno prevé ayudas de hasta 50.400 euros por alojamiento.

Publicidad