El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, Jyrki Katainen, ha afirmado que Bruselas "tiene dudas" en relación a la recaudación prevista por España para el impuesto sobre determinados servicios digitales, conocido coloquialmente como 'Tasa Google'.

El comisario ha destacado que Bruselas “no sabe muy bien” cómo va a recaudar España los 1.200 millones anuales previstos con este impuesto, aprobado el pasado 18 de enero por el Gobierno sin consenso con el resto de países comunitarios.

El nuevo impuesto gravará aquellas empresas con ingresos anuales totales de, al menos, 750 millones de euros y con ingresos en España superiores a los 3 millones de euros.

En concreto, se gravará el 3% de los servicios de publicidad dirigida en línea, servicios de intermediación en línea y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario durante su actividad o la venta de metadatos.

El impuesto, cuya liquidación será trimestral, se dirige por tanto a las plataformas que ponen en contacto el que ofrece servicio y lo adquiere. No aplica al que genera el producto