La Comisión Europea (CE) ha propuesto formalmente cerrar el procedimiento por déficit excesivo en que está España desde 2009 tras comprobar que el país consiguió en 2018 llevar su desvío por debajo del umbral máximo del 3 % del PIB que marcan las normas comunitarias.

"La Comisión recomienda que el procedimiento por déficit excesivo a España sea cerrado. Una vez que el Consejo (los países) adopte esta decisión, todos los procedimientos por exceso de déficit que datan de la crisis quedarán cerrados", informó el Ejecutivo comunitario al presentar sus recomendaciones de política económica para cada país. España logró cerrar 2018 con un déficit público del 2,5% de su PIB, tres décimas por encima del objetivo del 2,2 % marcado por Bruselas para ese ejercicio pero suficiente para abandonar este procedimiento, que durante la crisis se abrió a la mayoría de Estados de la Unión Europea pero ya solo está activo para España.

Para que el cierre sea efectivo, los Estados miembros deben dar su visto bueno, lo que podría ocurrir en la reunión de ministros de Economía y Finanzas del próximo 14 de junio. El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ya había anunciado a principios de mayo que el Ejecutivo comunitario estaba en condiciones de solicitar dar carpetazo al expediente, pero la petición formal no se ha producido hasta hoy.

Además, la Unión Europea ha lanzado una serie de advertencias sobre el empleo temporal y las pensiones:

  • Considera que los empresarios recurren con frecuencia a los contratos de corta duración y advierte de que los numerosos incentivos de apoyo a la creación de puestos de trabajo están teniendo efectos limitados a la hora de promover un empleo de calidad. España ha puesto en marcha una nueva evaluación con vistas a simplificar el sistema, pero los resultados no están disponibles aún.
  • Cree que los incrementos de las pensiones se sigan vinculando a la inflación (según lo decidido en 2018 y 2019) y el aplazamiento del factor de sostenibilidad requerirían medidas compensatorias para asegurar la continuidad del sistema.

La Comisión abrió el procedimiento por déficit excesivo a España en 2009, con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), después de que el país pasase de registrar un superávit del 1,9 % del PIB en 2007 a tener un déficit del 4,4 % en 2008. El déficit público se disparó en 2009 hasta el 11 %, el máximo alcanzado durante la crisis, para bajar al 9,4 % en 2010 y repuntar al 9,6 % en 2011 y al 10,5 % en 2012.