Bosch cierra otra planta en Barcelona y despedirá a 336 trabajadores

Publicidad

Cataluña

Bosch cierra la planta de Lliçà d'Amunt en Barcelona y despedirá a sus 336 trabajadores

La multinacional alemana Bosch anuncia el cierre de la planta de Lliçà d'Amunt, en Barcelona, para trasladar toda su producción a Polonia. Es la segunda fábrica que la compañía va a cerrar en los próximos meses en Cataluña.

La multinacional alemana Robert Bosch GmbH ha anunciado que cerrará su planta de Lliçà d'Amunt, en Barcelona, y que preparará el despido de las 336 personas que trabajan en la fábrica. Esta planta está destinada a la producción de elementos de frenado para automóviles y todo su volumen de trabajo se trasladará a una nueva fábrica en Worclaw, Polonia. Es el segundo anuncio de cierre de una fábrica de Bosch en Cataluña.

Los sindicatos ya han mostrado su rechazo a esta deslocalización. USOC ha emitido una nota de prensa en la que considera "extremadamente grave" que Bosch decida trasladarse a Polonia para "buscar costes inferiores en otro país de la Unión Europea". Del mismo, modo acusan a las autoridades de "pasividad" ante "la desertización industrial de Cataluña".

Del mismo modo, el sindicato Comisiones Obreras también ha mostrado su rechazo a la decisión de cierre de la fábrica que "no responde a causas justificadas".

Por su parte, el Govern de la Generalitat se ha pronunciado a través del conseller de Empresa y Conocimiento, Ramon Tremosa. El Govern reconoce que Bosch les ha informado de su decisión, pero aseguran que ya están trabajando para reunirse con los responsables de la empresa alemana durante la semana que viene. "Si esta decisión fuera irreversible trabajaremos para la reindustrialización, para reconvertir la planta y los puestos de trabajo, como estamos haciendo con Nissan", ha asegurado Tremosa.

Según ha informado el responsable de la conselleria de Empresa, durante el último año se ha invertido para reconvertir la industria del automóvil en Cataluña. Se han aportado 40,5 millones de euros a este sector, 13 de los cuales han sido destinados directamente a la automoción y 24 para la reconversión.

Más cierres

No es la única fábrica que Bosch quiere cerrar en Cataluña. En noviembre de 2021 la multinacional tiene previsto cerrar otra planta en Castellet i La Gornal, también en Barcelona, en la hay 300 empleados. El cierre de esta fábrica más el de la planta de Lliçà d'Amunt puede suponer que más de 600 personas se queden sin trabajo en los próximos meses.

En este caso Bosch alegó que la producción de limpiaparabrisas, a la que está destinada la fábrica, no es rentable debido al aumento de la competencia y a la caída de la producción mundial de vehículos.

Publicidad