Las flores más bonitas, un buen fotógrafo, un banquete delicioso... Lo que todo el mundo busca para su boda en muchas ocasiones se termina traduciéndose en un gran gasto económico si a ello se suman los pagos a los proveedores, organizadores... y también a Hacienda.

Muchas parejas no lo tienen del todo presente cuando celebran la boda, pero tanto por los gastos en la organización como por los regalos, hay que tributar a hacienda. En Asturias, la Agencia Tributaria ha empezado a investigar las cuentas de los recién casados.

Los regalos y transferencias son algunos de los puntos principales en esta investigación, controlando las transferencias de más de 3.000 euros y los movimientos de billetes de 500. Sin embargo, nos explican que "en una boda normal no se controla a no ser que haya unos ingresos muy importantes en una cuenta corriente".

Donde sí se encuentra el foco de atención, es en las facturas de los proveedores, a quienes algunos novios todavía les piden que les cobren sin factura. Para evitar problemas, Hacienda aconseja tener controladas las facturas y guardarlas por lo menos durante cinco años.

También te puede interesar...

Cien parejas se quedan sin el banquete de su boda por culpa de una empresa desahuciada

Todo lo que debes saber sobre la declaración de la renta