El blanco es el color de coche más elegido de todo el mundo, con un 39% de conductores que se decanta por este color, seguido del negro y el gris, según los datos de Axalta Coalting Systems recogido por Seat.

Aunque el blanco sea el color más elegido, el dominio del mismo cambia según la región. De este modo, mientras que en Asia seis de cada diez coches son blancos, en Europa y Estados Unidos su cuota ronda el 25%.

En el caso de la marca Seat, entre los diez principales mercados de la marca el blanco se impone, con la excepción de Holanda, donde los colores más demandados son el gris y el negro. La mayor cuota del blanco se la lleva España, con un 45% de las ventas.

El negro es el segundo color más elegido a nivel mundial, con un 16% de cuota, que oscila según la región en la que se encuentre. Así, en Japón el 22% de los vehículos es de este color y en la India es prácticamente inexistente, debido a la creencia de que el negro concentra más el calor.

Según el estudio de Axalta Coalting Systems, los países mediterráneos se decantan por tonalidades más vivas. En España, el rojo es el tercer color más popular entre los clientes de Seat, y en Italia ocupa la cuarta plaza. Por otra parte, el azul representa un 10% en Europa y en Estados Unidos, mientras que en Asia es prácticamente inexistente.

A parte de las zonas geográficas, los tipos de coches también influyen a la hora de decantarse por un color: El 34% de los todocaminos de lujo en Europa son negros, mientras que en el caso de los compactos ese porcentaje se reduce a la mitad. Al mismo tiempo, solo un 3% de los clientes de todocaminos lujosos optan por el rojo, un porcentaje que en el caso de los compactos se eleva al 10%.