LuisDeGuindos_643x397

Publicidad

Banco Central Europeo

El BCE evita valorar la posible fusión de CaixaBank y Bankia y mejora sus pronósticos de caída del PIB de la eurozona

El Banco Central Europeo ha mejorado levemente sus perspectivas económicas para el conjunto de la eurozona y ha recordado que no hacen "valoraciones o evaluaciones de operaciones concretas", refiriéndose a la posible fusión entre los bancos españoles CaixaBank y Bankia.

El Banco Central Europeo (BCE) ha declinado hacer ningún comentario sobre la posible fusión entre los bancos españoles CaixaBank y Bankia y se ha limitado a recordar que la consolidación bancaria es una buena herramienta para elevar la rentabilidad bancaria.

Preguntado por los periodistas en la rueda de prensa posterior a la reunión de política monetaria del BCE, su vicepresidente, el español Luis de Guindos, ha indicado que la autoridad monetaria no hace "ningún tipo de valoración o evaluación de operaciones concretas".

En su lugar, el exministro español se ha limitado a recordar las "recomendaciones genéricas" que ha venido haciendo en los últimos meses con respecto a los problemas de la banca europea. "Una de las principales vulnerabilidades que hemos señalado en el pasado y, mas concretamente, después de la pandemia, es la baja rentabilidad de los bancos europeos y las bajas valoraciones bursátiles que esta baja rentabilidad está provocando", ha indicado Guindos.

Mejoran las perspectivas económicas para la eurozona

El Banco Central Europeo ha mejorado levemente sus perspectivas económicas para el conjunto de la eurozona, de forma que ahora espera que el producto interior bruto (PIB) de los Diecinueve se contraiga un 8% este año, frente a la caída del 8,7% que había pronosticado anteriormente.

Durante la rueda de prensa posterior a la reunión de política monetaria del BCE, la presidenta de la autoridad, Christine Lagarde, ha informado de las nuevas proyecciones macroeconómicas trimestrales de la entidad. Pese a la mejora del PIB prevista para este año, el BCE ha decidido rebajar levemente el pronóstico para 2021, desde el 5,2% estimado en junio, hasta el 5% publicado este jueves. Para 2022, el dato se ha modificado en una décima a la baja, hasta el 3,2%.

"En general, el balance de riesgos para las perspectivas de crecimiento de la zona euro sigue inclinado a la baja", ha subrayado Lagarde. "Esta valoración refleja las todavía inciertas implicaciones económicas y financieras de la pandemia", ha agregado la francesa.

En lo que respecta a la inflación, el BCE ha decidido dejar sin cambios el pronóstico para 2020 en el 0,3%. Lagarde ha avisado de que, al igual que en agosto se registró una deflación del 0,2%, durante los próximos meses los precios seguirán bajando. No se volverá a registrar inflación en el conjunto de la eurozona hasta "principios" de 2021.

De esta forma, la proyección de inflación para 2021 se ha elevado en dos décimas, hasta el 1%, y la estimación para 2022 se ha mantenido sin cambios en el 1,3%. La presidenta del BCE ha alertado de que el "ímpetu" de la recuperación económica del sector servicios se ha "ralentizado" en comparación con el sector manufacturero. "Los incrementos en las infecciones durante los meses del verano son vientos en contra para las perspectivas a corto plazo. La economía de la zona euro debería ser apoyada por unas condiciones financieras favorables", ha apostillado Lagarde.

Publicidad