Publicidad

Pisos turísticos

Barcelona multa con 60.000 euros a personas que alquilaron sus viviendas sin licencia

El Ayuntamiento de Barcelona ha multado a 95 personas con 60.000 euros por alquilar sin licencia sus viviendas. Muchos de los afectados aseguran que no pueden hacer frente a las sanciones.

En Barcelona hay quienes han recibido fuertes multas por por arrendar sus casas esporádicamente a través de un popular portal de alquiler pese a no tener licencia turística. El Ayuntamiento, en su ofensiva contra los pisos turísticos ilegales, ha cursado 95 multas de 60.000 euros. Los afectados han formado una plataforma, dicen que desconocían que era ilegal y que las multas son inasumibles.

65.000 euros es la sanción que el Ayuntamiento de Barcelona le impone por una decisión que tomó hace 4 años a una de las protagonistas del vídeo de la parte superior. Decidió alquilar las dos habitaciones que le sobraban como forma de obtener dinero y que así no le quitaran su casa. Alquiló las habitaciones de manera temporal por un periodo de dos meses a través de un portal que alquila alojamientos a turistas.

Tiene un acta de inspección firmada por dos inspectores que, según dice ella, ha desaparecido dos veces. Asegura que el Ayuntamiento le ha multado porque le acusan de no tener licencia para hacerlo. Con esta situación primero irían las cuentas y luego la llevarían directamente a embargo de inmuebles. Denuncia que estuvo en una situación límite porque durante 6 meses la Guardia Urbana podía personarse en cualquier momento para desahuciarla.

A Oriol, otro de los protagonistas del vídeo, le ha ocurrido lo mismo. Hace una semana recibió una nueva sanción y la multa ha subido a 66.000 euros con opción de embargo si no paga. En 2017, a través de la misma plataforma, alquiló por días una habitación. Oriol tenía un niño pequeño y le costaba llegar a fin de mes. Además, es discapacitado y tiene la baja definitiva.

300 vecinos de Barcelona están en la misma situación. La mayoría se queja de que las multas son desproporcionadas. Una de las principales reclamaciones que hacen desde la asociación que han formado es que se diferencie entre las personas que alquilaron su propio hogar de forma esporádica de aquellos profesionales que alquilaban 365 días la vivienda extrayendo un uso residencial.

Denuncian que los han metido en el mismo saco que a los grandes fondos buitres y especuladores. Oriol asegura que no tiene ese dinero y que tampoco lo va a tener. En ese momento, no pensaron que estuvieran haciendo nada ilegal y ahora tienen que afrontar las multas.

Publicidad