Economía

El Banco de España prepara otro recorte a las previsiones de crecimiento para 2023 con la subida de la inflación como aspecto clave

La elevada inflación y el endurecimiento de las condiciones de financiación asociado a la reacción de la política monetaria en muchos países son algunos de los aspectos que afectan de manera negativa a la economía global.

Economía global española

Economía global española Pixabay

Publicidad

En un discurso en la Cátedra Fundación La Caixa Economía y Sociedad, el gobernador del Banco de España reconoce que todas "las proyecciones están rodeadas de gran incertidumbre y los riesgos están sesgados a la baja para la actividad y al alza para la inflación". Tal y como el mismo ha anunciado este lunes, se prepara otra rebaja de previsiones económicas.

La economía actual en España está marcada por la elevada inflación y una gran incertidumbre respecto al futuro económico del país debido, en gran medida, a la guerra en Ucrania. A continuación, el diagnóstico del Banco de España sobre la situación y perspectivas económicas por la Fundación La Caixa.

Aspectos que están afectando negativamente a la economía global y han generado una revisión generalizada a la baja de las proyecciones macroeconómicas son la combinación de la elevada inflación con el endurecimiento de las condiciones de financiación asociado a la reacción de la política monetaria en muchos países y la persistencia de los cuellos de botella.

Como resultado de las medidas aplicadas por las autoridades bajo la estrategia de COVID-0, el PIB real en Estados Unidos se redujo en los dos primeros trimestres mientras que en China la actividad cayó de manera abrupta en el segundo trimestre, una reducción particularmente elevada en el sector residencial. Aún así, la menor actividad se refleja también en una peor evolución del comercio internacional, que empezó a desacelerarse en primavera. A pesar de la mejora de los plazos de entrega y de los cuellos de botella, estos se mantienen muy elevados.

Los precios de la mayor parte de las materias primas han tendido a moderarse desde mediados del año ante la perspectiva de una desaceleración económica global, además de otros factores.

Beneficios para la economía tras la reapertura de las restricciones

En la primera mitad del año, la reapertura de las economías tras las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus ha supuesto una liberación de demanda hacia actividades de ocio, restauración y turismo. El PIB del área del euro creció un 0,8% en el segundo trimestre frente al 0,7% en el primer trimestre y por encima del 0,2% proyectado en las previsiones de junio del Eurosistema.

El aumento del PIB en el segundo trimestre se posicionó en cifras por encima de las esperadas en un gran número de países, especialmente en España e Italia, con una inesperada fortaleza del consumo privado en ambos casos.

En España, el crecimiento intertrimestral del PIB durante el segundo trimestre alcanzó el 1,5%, apoyado sobre todo en el consumo privado y favorecido por la normalización de la actividad en los servicios y la evolución positiva del mercado de trabajo.

Publicidad