Huelga transportistas

Las ayudas a transportistas en otros países europeos: de las bonificaciones directas a las bajadas de impuestos

El acuerdo alcanzado esta madrugada entre el Gobierno y los transportistas es similar a la fórmula de Francia para rebajar el precio del combustible. Sólo que allí se incluye a todos los consumidores, con una ayuda directa de 15 céntimos por litro, y en particular a los transportistas con 35 céntimos. Bélgica o Alemania han optado por aplicar una rebaja en los impuestos de los carburantes.

Publicidad

El Gobierno ha alcanzado esta madrugada, tras más de 12:00 horas de reunión, un acuerdo con los transportistas que supondrá una bonificación de 20 céntimos por litro de combustible, 15 de ellos los aportará el Estado y los otros 5 las petroleras. Se van a destinar para ello más de mil millones de euros y, según el Ejecutivo, supondrá un ahorro al mes de 700 euros por transportista.

El resto de nuestros vecinos europeos ya han tomado, en los últimos días, medidas para paliar los efectos que tiene la subida de la gasolina y el gasóleo. Bélgica fue el primero en hacerlo y Francia pondrá en marcha una ayuda directa para todos los consumidores y con condiciones especiales para los transportistas.

Los 15 céntimos de Francia

La principal medida de Francia entrará en vigor el 1 de abril, igual que en nuestro país. De hecho es el modelo en el que se ha inspirado el Gobierno de Sánchez para desbloquear la situación con el sector. En Francia, sin embargo, el descuento de 15 céntimos por litro -para cualquier tipo de combustible- se aplicará a todos los consumidores. Los franceses se ahorrarán así 9 euros por depósito.

En el caso de los camioneros serán 35 céntimos. Esas ayudas directas, que calculan allí beneficiarán a 500.000 transportistas, se repartirán en función del tonelaje, por lo que los camioneros podrán recibir entre 400 y 1.300 euros. El descuento se prolongará de momento durante cuatro meses y los distribuidores tendrán que adelantarlo. Aplicarán la rebaja y luego el Estado se lo reembolsará.

Bélgica ha optado por bajar impuestos

El país belga fue el que más prisa se dio en adoptar medidas. Ha decidido mantener el IVA reducido para la luz y lo bajará en abril para el gas, que pasará del 21 al 6%. En el caso de los carburantes, y ante la imposibilidad de rebajar el IVA porque lo impide la normativa comunitaria –mientras la Comisión Europea no diga lo contrario- lo que ha hecho es aplicar una rebaja de 0,175 euros por litro el impuesto a los carburantes.

El Gobierno belga calcula que en la práctica esto supondrá 10 euros de ahorro por cada depósito de 60 litros o entre 8 y 10 euros para un depósito estándar. Es decir, allí también las medidas incluyen a los consumidores.

Del bono portugués a los 300 euros de Alemania

Alemania aprobó ayer un paquete de medidas, tras una larga noche de negociaciones. Se acordó rebajar el precio de la gasolina y el diésel en 30 y 15 céntimos respectivamente durante los próximos tres meses. Esto se hará a través de una rebaja temporal del impuesto a los carburantes. Además, el país germano dará a cada contribuyente un pago único de 300 euros –que se entregarán en la próxima declaración de la renta como una devolución- para compensar el fuerte repunte del precio de la energía como consecuencia de la guerra de Ucrania.

Nuestros vecinos portugueses tendrán ayudas más rápidas e inmediatas para repostar porque este mismo mes recibirán un bono de 20 euros para pagar los carburantes. Además se bonificará durante tres meses el gasóleo de los transportistas.

Italia, por su parte, reducirá durante 30 días -hasta el 30 de abril- los impuestos especiales de la gasolina y el gasóleo, lo que supondrá una rebaja de 25 céntimos por litro.

Publicidad