Phishing

Así operan los ciberdelincuentes, convencen a las víctimas y se ganan su confianza para robar información personal

El phishing es una de las técnicas de fraude más común. A través de ella, los ciberdelincuentes roban información personal del usuario o las claves de acceso a los servicios de banca online.

Así operan los ciberdelincuentes, convencen a las víctimas y se ganan su confianza para robar información personal

Publicidad

La Policía vasca ha detectado un aumento de las estafas financieras a través de internet. Según detalla la Ertzaintza​​, esto se debe al incremento de la inversión en activos digitales (documentos electrónicos, diseños digitales y criptomonedas) y el uso de herramientas tecnológicas.

¿Cómo actúan los estafadores en la red?

El 'modus operandi' de los estafadores se centra en la captación de inversores mediante anuncios publicitarios en medios de comunicación o redes sociales. En estos anuncios se publicita que si se dispone de una cantidad de dinero determinada existe la posibilidad de invertir en criptomonedas u otros activos. El objetivo es el de obtener beneficios para aquel que decida invertir.

Para ganarse la confianza de los clientes, los timadores tratan de dar una visión de profesionalidad y credibilidad y para ello utilizan páginas web con apariencia fiable, formalizan contratos y prestan una atención personalizada a los clientes.

Además, convencen a la víctima para que instale una aplicación remota. Con ello, los ciberdelincuentes tienen la capacidad de controlar el dispositivo de la víctima. De esta forma pueden realizar operaciones de compra y transferencias a diferentes monederos virtuales por cantidades fraccionadas, con ello resulta casi imposible seguir el rastro del dinero.

La última parte de la estafa se produce cuando la víctima, al darse cuenta del engaño, quiere recuperar su dinero. Momento que los estafadores aprovechan para exigir mayor cantidad de efectivo para recuperarlo.

¿Qué se puede hacer para evitar los fraudes?

Desde la Sección de Delitos Económicos se proponen diversos consejos para evitar riesgos y sufrir este tipo de delitos. Conviene primero comprobar si las supuestas empresas están autorizadas para ofrecer servicios de inversión. Después, se debe analizar la página web y ver si se trata de un bróker o empresa de inversión regulada.

Asimismo los expertos recomiendan eliminar todos los mensajes que resulten sospechosos y no fiarse si recibimos ofertas de inversión no solicitadas. Tampoco se debe facilitar información sobre claves o contraseñas y no realizar depósitos si intuimos que se trata de un timo.

Si ya hemos sido estafados, lo primero que debemos hacer es contactar rápidamente con nuestro banco y comentarle lo ocurrido. Después, denunciar el fraude.

Publicidad