Las fábricas de hielo se encuentran a pleno rendimiento por la ola de calor. En la más grande de Europa, situada en Cebreros, fabrican diariamente 350.000 kilos, que suponen más de seis millones de cubitos y salen siete camiones llenos al mercado.

En verano casi se triplica la plantilla y la fabrica no para en ningún momento, con cuatro turnos de trabajadores que cubren todos los horarios.

La fábrica se encuentra en el pequeño pueblo de Ávila, con apenas 3.500 habitantes por su cercanía a un embalse con agua de muy buena calidad.