124

Publicidad

Trabajar la tierra

Arranca la recogida de aceituna con un complejo protocolo de seguridad contra el coronavirus

Trabajadores de sectores en crisis se ofrecen este año para recoger aceituna. La campaña durará unos dos meses y es una de las más difíciles que recuerdan los aceituneros. A los bajos precios se suma el complejo protocolo de seguridad que deben seguir a causa de la pandemia.

La cuadrilla de recogida de aceituna se da cita en la cochera del encargado, pero hay Covid y un protocolo que seguir. "Les tomamos la temperatura, se pone hidrogel, se proporciona mascarillas al que no la trae, procuramos ir en los coches la menos gente posible", explica uno de los encargados.

Otra consecuencia de la pandemia es que muchos jóvenes que vivían fuera han regresado a realizar este trabajo tras quedarse en paro.

"Pues este año ha tocado trabajar en el campo. Eso es lo bueno que tenemos la gente de Jaén, que trabajar en la tierra siempre lo tenemos ahí", mantiene un trabajador. En muchos pueblos de provincias como Jaén, el 90% de la economía gira en torno al olivar.

En esta época del año el sonido de las maquinarias es constante en los olivares. Hay vibradoras, sopladres, boogies... cualquier tecnología es bien recibida para facilitar una de las labores más duras del campo español.

La maquinaria es muy importante a la hora de recoger la aceituna. Hay que ir avanzando, porque el precio del aceite no es muy bueno.

Las cifras son demoledoras para el sector. Producir un litro de aceite cuesta una media de 2,30 céntimos y el cosechador sólo recibe dos euros cuarenta.

Publicidad