El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha dicho que su gobierno pondrá en marcha un "plan de choque" para trabajar por mejorar el reglamento del Taxi en cuento a renovación de flotas, mejora de las paradas y estacionamientos. Incluso, según Garrido, una "campaña de recuperación del prestigio" del sector tras la huelga indefinida que los taxistas secundaron entre el 21 de enero y este martes.

En una entrevista, Garrido ha afirmado que una vez terminada la huelga hay un "camino claro" hacia la concesión de más facilidades al sector del taxi.

Se refirió a liberalizarlo, permitirle que los precios no tengan que ser máximos y únicos, y que puedan, si quieren, bajarlos; compartir trayectos, o "incrementar hasta nueve el número de pasajeros por vehículo", que ahora está limitado a cinco.

Garrido ha insistido además en que ha sido "un gran error" que los representantes del sector en la huelga hayan planteado el conflicto como "una guerra y que pidieran la desaparición de los vehículos de alquiler con conductor (VTC), como en Cataluña"

"El taxi tiene problemas, pero puede funcionar en competencia con los demás sectores y lo podrá hacer mejor si les mejoramos la capacidad de competir", ha indicado.

Después de dieciséis días de huelga y de varias reuniones infructuosas con la Comunidad de Madrid, los taxistas madrileños decidieron la víspera en un referendo poner fin a sus paros sin que el gobierno regional haya atendido ninguna de sus exigencias sobre la regulación de los VTC.