Los precios de la vivienda han creado una burbuja innacesible en Ibiza. Se han visto anuncios donde se ofrecen literas ubicadas en el salón de una vivienda como oferta habitacional e incluso se alquilan sofás para vivir por 500 euros.

También hay anuncios de alquiler por 200 y 300 euros pero sólo destinados a periodos de corta estancia y en meses de temporada baja. Si lo que desea es reservar con antelación para las vacaciones de verano los precios van desde los 500 euros. Hay desde cuartos minúsculos o ventanas enanas.

En el centro de la ciudad puede encontrar mini habitaciones por 3 mil euros.