Hacer la compra por Internet tiene muchas ventajas, y nos ahorra tiempo. Pero también tiene riesgos. Y es que, a veces no nos llega o nos llega por exceso o por defecto lo que habíamos solicitado en la red.

A muchos les ha pasado que piden una prenda de ropa y les llega más grande o más pequeña de lo que la habían pedido. A veces estás haciendo la compra por Internet y pides, o te traen más unidades de las que realmente hayas pedido. Se ha hecho viral el caso del chico al que le trajeron doce melones habiendo pedido uno.

Por eso, debemos tener cuidado no sólo con las unidades que pedimos, sino a qué web lo pedimos.