Un hombre sostiene varias monedas de euro

Publicidad

FRANCIA E ITALIA, LOS MÁS PERJUDICADOS

Cada alemán se ha hecho 23.000 euros más rico tras el cambio de moneda y cada español ha perdido 5.000 euros

Un informe del Centro para la Política Europea (CEP) sobre los países más perjudicados y beneficiados tras la llegada del euro, ha situado a España como uno de los cinco más afectados por el cambio de moneda.

| Madrid
| 02.03.2019 17:03

Un estudio del alemán Centro para la Política Europea (CEP) sobre los países más beneficiados y perjudicados por la introducción del euro pone a España como ejemplo de que las reformas estructurales tienen un efecto positivo sobre la economía nacional.

El informe concluye que Alemania y Holanda han sido los países que más se han beneficiado de la divisa común y que Francia e Italia son los más perjudicados, tras comparar la evolución de la renta per cápita en ocho países de la eurozona con cómo se hubiese comportado esta variable de no haberse adoptado el euro.

El beneficio acumulado entre 1999 y 2017 en la renta per cápita de Alemania atribuible al euro es de 23.116 euros (1,893 billones de euros a nivel nacional), seguido por el de Holanda, con 21.003 euros por persona y 346.000 millones de euros en total.

En el extremo contrario se sitúan Italia, con una desviación negativa atribuible al euro de 73.605 euros por persona y un perjuicio total de 4,325 billones de euros, y Francia, con un desvío individual y global de 55.996 euros y 3,591 billones de euros, respectivamente.

España es uno de los cinco países que se han visto perjudicados por la llegada del euro (de ocho analizados) pues la desviación negativa registrada desde 2011 supera con creces los magros beneficios anuales registrados entre 1999 y 2010: 5.031 euros menos en renta per cápita y un agregado de 224.000 millones de euros.

Grecia es el único otro beneficiado (por los jugosos beneficios de los primeros años), mientras que Bélgica y Portugal también se han visto perjudicados de forma considerable por la moneda común, según este estudio. La clave que explica la posición de unos y otros es, a juicio del principal autor del análisis, Matthias Kullas, que la introducción de la moneda común eliminó la opción de la devaluación interna para mantener la competitividad económica (y dejó tan sólo disponible la palanca de las reformas estructurales).

De esta forma, argumentó, los países que han aplicado reformas se han beneficiado de la moneda común; mientras que los que no lo han hecho, como Francia e Italia, se han visto perjudicados. "Para los países: reformas, reformas y reformas para poder beneficiarse del euro", aseguró el autor del estudio en la presentación y subrayó que "España es un ejemplo para Italia y Francia de que las reformas funcionan".

De hecho, prosigue Kullas, el perjuicio que supone el euro para España se ha reducido de forma gradual en los últimos años, especialmente a partir de 2015, algo que él relacionó con el efecto de las reformas económicas.

También favoreció a Alemania y Holanda la depreciación que sufrió el euro frente al dólar durante lo más agudo de la crisis de la deuda, pues mejoró significativamente la competitividad de su sector exportador, indicó. Kullas consideró que no se trata de un juego de "suma cero" y que todos los países podrían beneficiarse de la moneda común, aunque concedió que una mejora general de la competitividad reduciría la posición positiva de Alemania. Medidas como el presupuesto de la eurozona podrían contribuir asimismo a mejorar la situación, agregó el autor principal del estudio.

Publicidad