Publicidad

Turismo

Se agota la oferta de pisos y casas rurales para este verano en Galicia

El fin del estado de alarma fijado para el 9 de mayo, marcará la evolución del turismo. El sector espera que las reservas aumenten a partir de esta fecha. En Galicia, se han agotado los pisos y las casas rurales de veraneo en algunas zonas.

Nadie quiere quedarse sin la suya. Las reservas se han adelantado este año, y ya desde el mes de diciembre muchos han empezado a planear su verano para disfrutar de un destino tranquilo, y sobre todo seguro, en tiempos de covid.

Con el levantamiento de los cierres perimetrales sobre el horizonte, muchos organizan sus vacaciones confiando en que para el verano se permita la movilidad y puedan poner rumbo a esos deseados días de desconexión.

Una desconexión que en muchas ocasiones se encuentra en el norte. Aire libre, naturaleza, playa, temperaturas agradables, gastronomía y, más importante si cabe, seguridad. Esto es lo que ofrece Galicia, y en especial las viviendas turísticas. "Mucha gente busca este tipo de alojamiento porque están solos, sin aglomeraciones y, además, pueden disfrutar de un jardín y aire libre después de muchos meses de encierro y ciudad", explica Dulcinea Aguín, presidenta de la Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia y asegura que este año se ha notado mucho la demanda.

"Ya hace años que se ha incrementado, pero la pandemia ha hecho que cambiemos nuestra manera de viajar y nuestros intereses". Tanto es así que estas estancias en muchas ocasiones se han alargado. "Muchos aprovechan las ventajas del teletrabajo para alargar el período de alquiler. Pasan los 15 días de vacaciones y después se quedan otros 15 o lo que puedan teletrabajando desde aquí".

La vivienda de Beatriz, en Sanxenxo está ya alquilada para los meses de julio y agosto. "La gente no quiere quedarse sin sitio, te llaman y te vuelven a llamar, pasar unos días aquí es vida"

Sanxenxo es uno de los ayuntamientos turísticos por excelencia de Galicia, pero la situación se repite en toda la comunidad. Este tipo de casas están ya prácticamente agotadas aunque la oferta es amplia y todavía hay alojamientos disponibles para los más rezagados.

Publicidad