El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha recordado este martes que las autopistas y autovías, salvo las que operan bajo una concesión, son las únicas infraestructuras en materia de transporte que no están sometidas a un pago por uso.

Abalos respondía así al ser preguntado por una información publicada en el 'El País' en la que se afirma que el Gobierno se plantea establecer un pago "simbólico" por el uso de las autovías no concesionadas. "Es una cuestión recurrente", ha dicho el ministro, que ha recordado que en la legislatura pasada el PSOE planteó la creación de una subcomisión de estudio sobre la financiación de la red de carreteras de alta capacidad que no llegó a constituirse.

El objetivo de esta subcomisión, ha subrayado, era abordar "desde un punto de vista serio y riguroso" cómo financia España esta red de alta capacidad, concretamente las autopistas y autovías gratuitas para el usuario y que tienen un coste para el erario público de 1.100 millones de euros en conservación.

"Es la única infraestructura en materia de transportes en la que el usuario no abona nada, salvo las concesionadas. En el resto todas están sometidas a un pago por uso. Es una reflexión y también cómo se puede derivar a la política social el uso de estos instrumentos. Pero es un debate que ni siquiera se ha iniciado", ha apuntado el ministro.

En unas declaraciones a 'El País', Ábalos ha asegurado que hay que abordar de manera urgente este debate teniendo en cuenta dos principios: el que contamina paga y el pago por uso. Además, afirma que no puede haber territorios donde estas infraestructuras son de pago y otros donde no lo son. "Es uno de los retos del nuevo Gobierno. Mi idea es que hay que aplicar esos dos principios", confirma Abalos.

Facua, en contra de la medida

La asociación de consumidores Facua criticó el cobro de peajes en autovías gratuitas que baraja el Ministerio de Fomento, ya que "si todos los conductores deben pagar la misma cantidad para transitar por una carretera, la medida terminará perjudicando a los que tienen menos poder adquisitivo".

Fomento se plantea esta medida como forma de costear el mantenimiento de las infraestructuras y el impacto medioambiental, así como para reducir el peaje de las autopistas que aún están en manos privadas. La asociación considera que el mantenimiento de las carreteras estatales debe financiarse a través de los Presupuestos Generales del Estado, de manera que el dinero necesario para que las vías estén en buen estado salga de los impuestos directos de los ciudadanos.

Además, la asociación también advierte de que esa clase de peajes incentivará la utilización de carreteras nacionales, donde la siniestralidad es más alta y no están mantenidas correctamente por el Estado.

De esta forma, remarcó, existirían dos tipos de conductores: uno con un nivel adquisitivo más alto, que podría transitar por las autovías, y otro que, al no poder hacer frente al pago, se enfrentaría a carreteras con un mayor riesgo de accidente y en peores condiciones.