Publicidad

Ayudas coronavirus

1 de cada 3 familias que llegan a Cáritas nunca habían pedido ayuda

La pandemia del coronavirus y la crisis económica han llevado a familias a pedir ayudas a Cáritas, una situación de necesidad que jamás imaginaron.

"Te encuentras sin trabajo con un ERTE que no has cobrado, con dos hijas y sin poder pagar la luz y el gas. La falta de empleo y de salud pueden ser dos factores de estrés". Son los testimonios de 2 mujeres que han tenido que recurrir en los últimos tiempos a Cáritas para poder salir adelante.

1 de cada 3 familias que han acudido a esta ONG, lo han hecho por primera vez el año pasado. La pandemia del coronavirus y la crisis les ha llevado a una situación de necesidad que jamás imaginaron.

Ana Manteca, diseñadora gráfica y pintora, cuenta su situación personal: "De repente te encuentras con falta de empleo por primera vez en tu vida en 30 años y se suma a esto una pandemia mundial. Entonces imagínate la catarsis".

1 de cada 3 familias que ha pedido ayuda a Cáritas Valladolid durante el último año no lo había hecho hasta ahora. Situaciones diferentes en diversas familias han llevado a pedir ayuda a esta ONG, como autónomos que han tenido que cerrar sus negocios, trabajadores que han tardado en cobrar el ERTE o familias de clase media que han perdido su empleo.

Este es el caso de esta mujer vallisoletana que prefiere mantener el anonimato y que aparece en el vídeo de la parte superior: "Te encuentras sin trabajo con un ERTE que no has cobrado, con dos hijas y tengo que pagar la luz y el gas, y no puedo"

Guenter Eduardo Boelhoff, director Cáritas Valladolid, explica los casos de estas personas que piden ayuda: "No saben a quién recurrir, tenemos ese imaginario que ser pobre es estar en la calle pidiendo y no es eso. Son personas en situación de vulnerabilidad que de repente su economía no les permite hacer frente a gastos ordinarios como puede ser un alquiler, una hipoteca, el suministro"

Ana Manteca, diseñadora gráfica y pintora, detalla su experiencia con Cáritas: "Para mi ha sido decisivo acudir a Cáritas, el trato y el mensaje que he recibido e incluso, el apoyo y la comprensión de que alguien te da la mano y te dice tranquila que estamos aquí y que podrás salir, que no vamos a dejar a nadie atrás y Cáritas no ha dejado a nadie atrás".

Publicidad