El Círculo Polar no es el único de sus nueve retos. En cinco días, ascendió tres veces el Kilimanjaro, corrió 280 kilómetros en el desierto de Atacama, nadó en el misterioso triángulo de Las Bermudas o escaló el Aconcagua.

Rubén López y su Fundación Invencible ayudan en países desfavorecidos. Él es un empresario solidario que colabora también en la lucha contra el alzheimer o el cáncer infantil, y lo hace recaudando fondos en diferentes aventuras. Para esta última tuvo una compañía especial.

Perico superó madrugones, como el de la última etapa, de casi cinco horas. Porque el reto, tirar de dos trineos durante 200 kilómetros, y el paisaje, lo merecían.

Rubén cerrará el ciclo de aventuras con su gran reto: escalar el Everest sin oxígeno en el mes de abril.

Te puede interesar:

Nacho Dean cruza a nado los estrechos que unen los cinco continentes: "Tenía una deuda pendiente con los océanos"

La particular luna de miel de Meriem Achab: corre siete maratones en siete continentes durante siete días