Este miércoles, más de doscientas personas colapsaron la cima del mundo: más de dos centenares de montañeros hicieron cumbre en el Everest, batiendo el récord de ascensiones en una misma jornada. Sin embargo, las aglomeraciones hacen que se alargue el tiempo de escalada y las bombonas de oxígeno no son infinitas.

Dos de los que hicieron la cola murieron mientras descendían: el estadounidense Donald Lynn Cash y la india Anjali Kulkarni, ambos de 55 años. El organizador de la expedición de Kulkarni, Arun Trek, ha atribuido dichas muertes al excesivo flujo de montañeros, algo que retrasó su descenso, según apuntó a la agencia AFP.

Además, este viernes han fallecido otros tres montañeros. Se trata de los indios Kalpana Das, de 52 años, y Nihal Bagwan, de 27 años, muertos cuando descendían del Everest tras aguantar horas de atasco. Un tercer escalador, un austriaco de 65 años, falleció en la ruta tibetana, menos transitada que la nepalí, según ha apuntado el organizador de dicha expedición.

Ya van siete muertes en lo que va de temporada.

Te puede interesar:

El mayor atasco de la historia para hacer cumbre en el Everest: "Es un parque temático"

Un escalador ofrece el primer 'concierto' en la cima del Everest

El Everest, convertido en un vertedero: hay unas 30 toneladas de residuos