Esta es la familia de Verónica. Es tanto su amor por ellos que los lleva grabados en la piel, a su pequeña Cloe y a sus otros dos hijos. Ahora, Verónica ha dado el paso para regresar al atletismo, donde fue una promesa.

"Me gusta el gusanillo de competir", afirma, aunque reciba críticas por ello. "Todavía hay gente que dice 'deja a los niños y se va de campeonato'".

Pero lo que no saben es que la familia forma un equipo. Ayudan a Verónica a retomar la marcha 12 años después de dejar el atletismo para dar a luz a sus tres hijos.

Compatibiliza entrenamientos con su trabajo como profesora de gimnasia rítmica: "Es un sacrificio increíble; ni yo misma sé cómo lo hago".

Eso sí, cree que todavía queda mucho por hacer: "Es discriminatorio retirar el patrocinio por ser madre". A sus 38 años y con tres hijos continúa ganando pruebas.

Te puede interesar:

Madre e hijas, en el mismo equipo de baloncesto: la historia de Cuca, Alba y María

La atleta Allyson Felix es madre tras ocultar su boda y embarazo: "Sentía que tener un hijo era arriesgar mi carrera"