El jugador de rugby Joe Westerman se juega el tipo en un partido con el Hull FC. El jugador cae al suelo tras un choque y se le desprende la rótula de la rodilla.

La imagen que dejaba su rodilla parecía ser una lesión sería. Lejos de quejarse y llamar a los servicios sanitarios empieza a colocarse la articulación a golpes.

Tras un chequeo rápido en la banda del terreno de juego continuó jugando el partido.