Esta es la historia de Allison Stokke, una prometedora atleta de salto con pértiga que vio cómo su prometedora carrera se rompía por una foto. Ella estaba llamada a ser una de las mejores, poseía registros a nivel nacional con tan sólo 15 años.

Sí es verdad que empezó tarde su carrera como atleta, pero irrumpió con fuerza en el salto con pértiga. Su primer registro nacional fue de 3,86m, a lo que más tarde se proclamó campeona de California con una marca de 4,11m y revalidó el título con 4,14m.

Esto no fue suficiente para reconocer el talento de la pertiguista, cuando le hicieron una foto antes de realizar un salto, algo bastante común en la competición. La foto en cuestión se realizó cuando la deportista se encontraba competiendo en Nueva York, por un fotógrafo deportivo.

La situación toma un giro de 180º, cuándo en 201Matt Ufford, un conocido bloguero neoyorquino, tomó la foto y la publicó con el título "Pole Vaulting is Sexy, Barely Legal" ("El salto de pértiga es sexy, apenas legal").

En el momento de la publicación ella aún no contaba con la mayoría de edad, y tanto la foto como los comentarios que cosificaban a la deportista se hicieron virales. Nadie hablaba del talento de Allison Stokke, sólo de su belleza externa, está situación le sobrepasó a una joven Allison.

Durante un tiempo pasó encerrada sobre su entorno, pero en su etapa universitaria volvió a practicar su deporte preferido, el salto con pértiga. Tal fue el tirón que estuvo en la clasificación para estar en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pero no superó el corte de 4,35m.

Ahora sigue compitiendo en torneos nacionales de salto con pértiga, además de ser la imagen para marcas como GoPro, Nike y Uniqlo.