Edurne Pasaban, una auténtica institución en el alpinismo mundial, ha sido entrevistada en Antena 3 Noticias y ha reflexionado sobre lo que está ocurriendo en el Everest, donde en la última semana han fallecido diez alpinistas.

"La verdad es que es una gran pena. Hay una gran masificación, se está acumulando mucha gente. Y el resultado es que ya hemos perdido a diez personas", explica la alpinista vasca.

Sobre la responsabilidad de las aglomeraciones que se han producido en los últimos días en el Everest, Pasaban ha explicado que es algo complicado de definir: "Es difícil decirlo. Creo que ellos mismos (los alpinistas). Hay una ventana de buen tiempo, suelen ser tres o cuatro día, para subir al Everest. Todo el mundo quiere subir y quién es el primero en subir. Eso es difícil de controlar".

Ante esta situación, la alpinsita vasca se ha mostrado participe de una regulación.

"Yo no soy nadie, pero creo que hemos llegado a un punto en el que esto hay que restringirlo. Desde el mismo Gobierno de Nepal deberían comenzar a pensar en algo. Pero es un ingreso muy grande para el país, por lo que restringir la entrada al Everest va a ser difícil y una discusión muy larga", ha indicado Pasaban.

Por último, la alpinista ha dado su opinión sobre las enormes cantidades, a veces superiores a los 100.000 euros, que pagan algunas personas para poder subir al Everest.

"Es una brutalidad. Hay gente que quiere subir al Everest y está dispuesta a pagar esas cantidades y por eso existen estas agencias. Ante eso yo no puedo decir nada", ha concluido Pasaban.

Te puede interesar:

La 'fiebre' por subir el Everest se dispara: un negocio muy lucrativo que amenaza el 'techo del mundo'

Se eleva a diez el número de muertos en el Everest