La tercera ronda de la del PGA TOUR en Atlanta se suspendió por dos rayos que cayeron en el East Lake Golf Club. El fenómeno dejó seis heridos que estaban presenciando el torneo de golf.

El estallido se produjo entorno a las 4.17 de la tarde, cuando Justin Thomas y Brooks Koepka estaban completando el quinto hoyo. Uno de los rayos cayó en la zona de mantenimiento, mientras que el otro tomó tierra cerca del tee del hoyo 16.

"Estábamos junto al hoyo número 16 y el rayo cayó literalmente frente a nosotros", afirma uno de los testigos. "Vi cómo el rayo caía en un árbol y lo hacía explotar. Fue una locura, con la gente corriendo y heridos.", continúa otro.

Cinco de los espectadores fueron trasladados en ambulancia para recibir asistencia médica, el sexto herido no necesitó intervención hospitalaria y fue tratado en el mismo campo de golf y uno de ellos era un niño de 12 años, del que no se teme por su vida.

En el momento de la suspensión de la jornada, los organizadores informaron a los asistentes que desalojaran la pista. "Cuando suspendemos el juego, alentamos a todos a irse y refugiarse en cualquier lugar que puedan", dijo Mark Russell, vicepresidente de reglas y competencia del PGA TOUR. “Abrimos áreas de descanso y muchos otros lugares como ese. Hay mucha gente y tienes que actuar rápidamente”, continuaba explicando el dirigente.

La organización retomará la jornada este domingo a las 8.00 hora local, 14.00 hora española. La cuarta ronda empezará esta tarde de domingo según lo programado.