Publicidad

Gimnasia

Chelsie Memmel, la leyenda de la gimnasia que se prepara para competir en Tokio tras haber sido madre

Chelsie se retiró de la gimnasia a los 24 años para formar una familia, ahora casi 10 años después se está preparando para competir en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Chelsie Memmel es el claro ejemplo de una vida dedicada a la gimnasia. La estadounidense decidió abandonar temporalmente su pasión por otra, la de ser madre.

Ahora Chelsie está entrenando muy duro para conseguir una plaza en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Memmel alcanzó la gloria en la primera década de este siglo proclamándose campeona del mundo de gimnasia en 2005, y en los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008 consiguió la medalla de plata.

Sin embargo, nadie esperaba que fuera a dejarlo justo en la cumbre de su carrera, con tan solo 24 años. Pero en 2012 decidió aparcar su sueño para poder cumplir otro, el de formar una familia.

Sería la segunda gimnasta más mayor en competir en unos JJOO

Durante estos años también pudo terminar sus estudios, ahora, por ejemplo, es jueza olímpica y hace poco abrió su propio gimnasio. No obstante, fue llegar la pandemia y recobrar la vena competitiva: "Amo la gimnasia, por eso hago esto, la amo", explica Chelsie.

Lo mejor es que descubre que su talento tampoco la ha abandonado, por lo que este año, con 32 años, se lanza a por un nuevo sueño olímpico: "Solo estar en la terna final sería alucinante", asegura.

Competirá en las finales de su país para lograr su puesto. Así lo está ella misma narrando en sus redes sociales, en las que comparte sus impresiones, entrenamientos y donde va mostrando su progreso día tras día.

Si Chelsie termina finalemente clasificándose para los Juegos Olímpicos sería la segunda mujer de más edad en competir en unas olimpiadas. Aunque antes tendrá que enfrentarse a gimnastas, que estaban naciendo cuando ella ya ganaba medallas de oro.

Publicidad