La pesca submarina a pulmón es un deporte de auténtico riesgo que no solo ha supuesto la desaparición de un vecino de Vejer de la Frontera en Cádiz, sino que además, ha provocado la muerte a un participante de la competición que se ha llevado a cabo en Dinamarca.

Precisamente, en el citado campeonato eurofranicano de pesca submarina, el ganador fue el español, Óscar Cervantes. Mientras que el alemán Matthias Sandeck perdió la vida.

Este deporte une la apnea con el acierto en el disparo y, pese a que la muerte del submarinista aún está bajo investigación, Óscar ha destacado las dificultades que se han encontrado en esas aguas:

"La visibilidad del agua y la corriente que había...tienes que estar constantemente nadando para mantenerte en la posición en la que tienes que estar". ha confesado.

Este deporte de auténtico riesgo, pone a los deportistas en una situación extrema: "Un síncope es un accidente relativamente común en este deporte, un desmayo. Y claro, si en ese momento no hay nadie a tu lado, te vas para el fondo", ha asegurado Óscar.

Él sabe cuál es su límite: "Al límite nunca me suelo poner, no suelo pasar de una apnea de un 1:40 segundos. Siempre intentas quedarte al margen de este límite, porque las consecuencias ya se sabe cuales son".

Sin embargo, a veces forzar no significa una victoria: "en las competiciones siempre uno da un poquito más de lo que tiene y es peligroso", concluye Óscar.