El terrible accidente sucedió en la costa gallega. Los buzos se quejan de la escasa distancia que separa la zona de buceo con la de navegación. Actualmente esta distancia es de 25 metros, pero quieren ampliarla hasta los 100 metros para evitar así nuevos accidentes como el que acabó con la vida de este buzo.