Iron man

La triatleta Anna Noguera pide ayuda ante su prueba más dura, la displasia de cadera

Tras una prometedora carrera deportiva, Anna Noguera descubrió que sufría displasia de cadera. Ahora necesita costearse la segunda operación al no recibir ayuda del CSD ni ningún otro organismo.

Publicidad

La trayectoria de Anna Noguera era estelar. Entre sus muchos logros, el de ser tercera en el campeonato del mundo de larga distancia. Sin embargo, todo se torció tras la llegada de la pandemia de coronavirus.

La triatleta comenzó a sufrir molestias en la cadera. "No podía hacer vida deportiva, ni prácticamente vida normal. Tenía muchos dolores en cosas tan sencillas como estar sentada", reconoce Anna.

La atleta tiró de sus ahorros para costearse una operación que se llevó a cabo de forma satisfactoria. Sin embargo, después surgieron más problemas: "Me hicieron una prueba y vieron que tenía el mismo problema en la otra cadera".

"Tengo una patología de nacimiento que es una displasia de cadera, entonces no tienes casi estabilidad", explica Anna, que debe pasar de nuevo por el quirófano pero ya no puede costeárselo. Asegura que la mayoría de los deportistas están desamparados cuando la salud no les acompaña.

"No tenemos previsto un servicio del CSD ni de otro organismo o la Federación que ayude a los deportistas profesionales o a los deportistas que han estado representando a España", recuerda Anna, que se enfrenta a algo más difícil que un Ironman.

Publicidad