21.013000

Publicidad

Tenis

Novak Djokovic se hace el test de coronavirus en Belgrado tras poner en peligro el regreso del tenis

Djokovic, número uno del tenis mundial, recibe críticas tras poner en peligro el regreso de su deporte. Ya han dado positivo Dimitrov y Coric tras participar en una fiesta junto a Djokovic sin ninguna medida de seguridad contra el coronavirus.

El serbio Novak Djokovic, número uno del tenis mundial, se ha sometido a un test de coronavirus nada más llegar a Belgrado desde Zadar, donde el domingo fue cancelada la final del torneo benéfico Adria Tou tras dar positivo uno de los participantes, el búlgaro Grigor Dimitrov.

Según el portal deportivo serbio Sportklub, además de Djokovic, todos los miembros de la familia del tenista que lo acompañaron en Zadar se hicieron el test y están a la espera de los resultados.

Dimitrov jugó el sábado contra el croata Borna Coric en la segunda etapa de la citada competición, organizada por Djokovic, pero canceló el resto de los partidos tras sentirse mal y con fiebre, y el domingo informó de que estaba contagiado.

Anoche, tras ser cancelada la final, que debía jugarse entre Djokovic y el ruso Andrej Rublev, más de veinte personas que estaban en contacto con Dimitrov fueron testadas y tres han dado positivo.

Son el tenista Coric y los entrenadores de Djokovic y Dimitrov, Marco Panichi y Cristian Groh, respectivamente.

Sin medidas de seguridad

La primera etapa de Adria Tour se jugó en Belgrado del 12 al 14 de junio con presencia del público y respetando poco el distanciamiento recomendado para evitar la propagación del virus, lo que desató críticas contra Djokovic y los organizadores del evento.

Los jugadores habían dado negativo en sendos test a los que fueron sometidos antes del torneo de Belgrado. El Adria Tour tenía previsto seguir en Banja Luka (Bosnia) los días 3 y 4 de julio, para concluir el 5 de julio en Sarajevo.

La exhibición, organizada por Djokovic, se ha convertido en un brote de contagios. No se tomó ni una sola medida de seguridad sanitaria, ni siquiera en una polémica fiesta en la que participaron varios tenistas.

Publicidad